Día 17:

“Pero el Señor le dijo: «No te fijes en su apariencia ni en su elevada estatura, pues yo lo he rechazado. No se trata de lo que el hombre ve; pues el hombre se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.»” (1 Samuel 16: 7)

Al colgar el adorno de la corona en tu árbol de Jesé, pide a Dios que te dé un corazón como el suyo.

Considera estas preguntas en familia: ¿Alguna vez has valorado a una persona sólo por su apariencia y no por lo que había en su interior? ¿Cómo te sentiste? ¿Cómo podríamos mirar a las personas como Dios las ve -no por su apariencia, sino por su corazón? ¿Qué cualidades crees que Dios valora en el corazón de una persona? El famoso cantante Bono, expresó recientemente en una entrevista: “No tenemos que agradar a Dios de ninguna otra manera que siendo brutalmente honestos.” ¿Estás de acuerdo con él? ¿Por qué si o por qué no?

¿Te gustaría leer y saber más sobre esta historia?
Consigue el libro “El Arbol de Jesé… Celebrando el Adviento en familia”   (también disponible en Amazon) y el  kit de adornos complementario. (o si lo prefieres puedes descargar el imprimible gratuito con los adornos en blanco y negro para colorear en casa).

¡Feliz tiempo de Adviento!