Día 15:

“Rut, pues, fue al campo y se puso a recoger las espigas que dejaban los segadores. Y tuvo la suerte de que aquel campo fuera de Booz, el pariente de Elimélec.” (Rut 2: 3)

Al colgar el adorno del manojo de trigo en el árbol de Jesé, piensa en las pequeñas circunstancias que han ocurrido para que tú vivas donde vives, hayas nacido donde naciste y tengas la familia que tienes. Da gracias a Dios por su obra misteriosa.

Para conversar en familia: ¿Dónde naciste? ¿Dónde has vivido? ¿Dónde vives ahora? ¿Te has mudado alguna vez? ¿Conoces la historia de cómo empezó tu familia? ¿Podrías trazar un mapa siguiendo el viaje de tu familia, desde tus bisabuelos hasta hoy? Reflexiona en la siguiente frase: “Dios está con nosotros en cada experiencia, especialmente en el sufrimiento. Todo viene de Dios, todo ejemplifica a Dios y todo regresa a Dios. La sabiduría comienza por reconocer la huella de Dios en todo.” ¿Dónde has visto la huella de Dios en este día, en esta semana o durante este tiempo de Adviento?

¿Te gustaría leer y saber más sobre esta historia?
Consigue el libro “El Arbol de Jesé… Celebrando el Adviento en familia”   (también disponible en Amazon) y el  kit de adornos complementario. (o si lo prefieres puedes descargar el imprimible gratuito con los adornos en blanco y negro para colorear en casa).

¡Feliz tiempo de Adviento!